Hidratación deportiva en invierno

29/12/2014

En el siguiente artículo os vamos a dar unos cuantos consejos sobre la hidratación en invierno, ya que muchos de nosotr@s nos olvidamos de ella una vez llegado el frío.

¿Nos debemos hidratar menos durante el invierno?

Durante el invierno escuchamos a muchos de nuestros clientes decirnos que no beben tanta agua o bebida energética en comparación con los meses de verano, y por lo general se debe a la percepción de que no sudamos tanto cuando hace más frío. Esa teoría puede ser cierta en alguna ocasión, sin embargo, entran muchos otros factores en juego para determinar la cantidad de líquido que necesita nuestro organismo.

Por ejemplo, Cuando hace frío, no siempre sentimos las  ganas de hidratarnos y además el aire frío es menos húmedo que el aire cálido, lo que estimula la pérdida de agua en las vías respiratorias.

Nota: una pérdida del 2% del contenido de agua corporal causa deshidratación y nos lleva a una disminución en el rendimiento deportivo.

Pero en invierno ¿se suda menos?

Como la temperatura exterior es inferior a la que tenemos en verano, nuestro cuerpo se refrigera más fácilmente, no necesita de tanta sudoración para mantener nuestra temperatura. Por lo tanto, sí, se suele sudar menos, pero todo no queda aquí; Es muy común abrigarse más de la cuenta, con lo que nuestro cuerpo tendrá dificultad en mantener la temperatura corporal y deberá aumentar la sudoración, con lo que posiblemente igualemos la sudoración del verano o incluso la podemos superar si uno va con más capas de ropa de las que debería, o si alguna de las prendas deportivas no transpira adecuadamente (como es el caso de muchos chubasqueros). Este aumento de capas hará que la temperatura de nuestra piel aumente, lo que puede llevar a un calor que necesita ser liberado (a través del sudor).

Formas de equilibrar el frío y la temperatura de su cuerpo:

- No utilice demasiadas capas de ropa. Un par de prendas de calidad formará una cámara de aire térmica que nos mantendrá más calientes y sin dificultar la termorregulación.

- Mantén sobretodo las extremidades calientes y abrigadas; guantes, gorro, calcetines de invierno, bufanda o pasamontañas. Manteniendo estas partes de nuestro cuerpo a una temperatura correcta nos facilitará la termorregulación y calmará la sensación de frío.

Evitar la hipotermia con una buena hidratación.

La hipotermia es uno de los peligros a los que nos afrontamos al practicar deportes en invierno, sobre todo los deportes que se realizan a gran altitud.

Tener un buen equilibrio hidroelectrolítico (agua/minerales) nos ayudará a conseguir un buen riego sanguíneo que hará que nuestros músculos funcionen correctamente y evitemos caer en estados de hipotermia. Si nuestra hidratación no es correcta, nuestro riego sangíneo se verá afectado y dificultará la llegada de sangre a nuestras extremidades.

Humedad del aire e hidratación:

El último factor a tener en cuenta es el alto nivel de humedad, sobre todo durante las mañanas y de cara a la noche. La combinación de frío, aire seco, y una humedad relativa menor, harán que se pierda más líquido a través de nuestra ventilación pulmonar, es decir, mediante la respiración.

La regla de oro es beber acuerdo con la sed, pero la sensación de sed disminuye en con el frío por lo que deberíamos hidratarnos de manera frecuente, tanto antes, durante, como después del ejercicio, aunque no tengamos sed.

Consejos para una correcta hidratación por Nutrepro.com:

 

  • Antes de salir a entrenar o competir, piensa en tu hidratación, planifica tu plan de hidratación. Puedes llevar bidones de agua o bebida energética, un cinturón o esconder algunas botellas a lo largo del recorrido de tu entrenamiento, averiguar si hay alguna fuente durante tu entrenamiento...
  • Estar bien hidratado antes del entrenamiento o competición. Beber alguna bebida energética durante el día previo y durante la mañana antes del inicio de la actividad, hará que inicies tu actividad con un equilibrio hidroelectrolítico óptimo para la práctica deportiva.
  • Intenta beber 2-4 litros de agua al día.
  • Una correcta hidratación post-ejercicio es muy importante para una buena recuperación, por lo que una vez finalizada la actividad, deberíamos seguir bebiendo para equilibrar la cantidad de líquido corporal que habremos perdido durante el ejercicio.
  • Deberemos prestar especial atención a los signos y síntomas de la deshidratación; Dolores de cabeza, calambres musculares y fatiga son las principales señales que nos indican que nuestro organismo necesita agua e electrolitos!

 

Esperamos que os haya gustado nuestro artículo y que lo pongáis en práctica. Os invitamos a visitar el resto de artículos de nuestro BLOG, así como seguirnos en nuestras redes sociales.

www.nutrepro.com - ALIMENTA TU ESFUERZO




COMPARTE:




COMENTA: