HIDRATACIÓN EN EL DEPORTE - NUTREPRO.COM

10/06/2014

LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA HIDRATACIÓN DEPORTIVA.

NUTREPRO.COM

Por todos es sabido la importancia de beber agua durante la práctica deportiva.

Pero ¿nos hidratamos correctamente? 

Cuando realizamos alguna actividad deportiva durante un tiempo determinado, especialmente en épocas calurosas y con alta humedad, nuestro cuerpo requiere de una correcta hidratación debido a la alta perdida de líquido que sufre.

Cuando ejercitamos nuestro cuerpo, las pérdidas de agua se producen principalmente por las siguientes vías:

- Vapor de agua, a través del aire espirado.

- Sudoración

La sudoración básicamente está compuesta por:

  • 99,00% de agua
  • 00,60% de electrolitos (sodio, cloro y potasio...)
  • 00,40% de sustancias orgánicas (urea, creatinina y ácido úrico...) 

Cuando el agua y los electrolitos disueltos en ella, están balaceados en nuestro organismo, hablaremos de equilibrio hidroelectrolítico, pero la sudoración y la espiración pueden llegar a desequilibrar esta composición y ver mermado de este modo nuestro rendimiento deportivo.

Si aportamos mediante bebidas rehidratantes el agua y los electrolitos necesarios, nuestro rendimiento no se verá afectado.

Para comprobar si nuestro aporte de líquido ha sido el adecuado durante la práctica deportiva, nos pesaremos antes y después de la actividad y si la diferencia de peso supone más del 2% deberíamos beber más líquido durante el ejercicio ya que de lo contrario, podríamos entrar en fase de deshidratación.

A modo preventivo para evitar la  deshidratación  deberíamos beber frecuentemente bebidas rehidratantes antes, durante y después del deporte en pequeñas cantidades.

Pero una cosa tenemos que tener clara, y es que tan solo aportando agua a nuestro organismo no podemos asegurar una buena hidratación, ya que se descompensarían los electrolitos con el riesgo que ello conlleva, por eso deberíamos añadirle al agua un preparado para rehidratación.

Los síntomas más comunes de un deportista deshidratado son los siguientes:

– Disminución de la obtención de energía aeróbica por el músculo.

– Aumenta la dificultad de transporte del ácido láctico a través de los músculos.

– Disminución de la fuerza.

Según la proporción de líquido perdido, las alteraciones del organismo serían las siguientes:

– Perdiendo el 2%: desciende la capacidad de regulación de la temperatura corporal.

– Perdiendo el 3%: disminuye la resistencia, aparición de calambres, mareos, aumenta el riesgo de sufrir lipotimias y aumento de la temperatura corporal.

– Perdiendo del 4 al 6%: disminuye la fuerza muscular, contracturas musculares, cefaleas y mayor aumento de la temperatura de nuestro cuerpo (hasta 39º).

– Perdiendo del 7 al 8%: aparición de contracturas graves, agotamiento, sensación de hormigueo en manos, pies, etc, golpe de calor, fallo orgánico.

– Si la pérdida de líquido es superior al 10%, comportaría un serio riesgo vital.

En Nutrepro.com tenemos los productos adecuados para conservar el equilibrio hidroelectrolítico necesario para tener ese buen rendimiento, y evitar de este modo entrar en estado de deshidratación.

Bebidas rehidratantes, compuestas por carbohidratos y electrolitos, que a parte de balancear el desequilibrio de agua y electrolitos, nos aportarán energía extra. También disponemos de cápsulas de sales minerales, que aunque no aportan energía extra como la mayoria de bibidas rehidratantes, nos ayudaran a prevenir la deshidratación.

El aporte de estos preparados variará según las condiciones climaticas y la intensidad del ejercicio y según la composición y características del producto, pero por norma general se debería consumir de 500ml a 800ml de bebida rehidratante, o una cápsula de sales minerales por hora de ejercicio.

 




COMPARTE:




COMENTA: